jueves, 22 de septiembre de 2011

ORFANDAD


Sus padres biológicos murieron en un accidente de tráfico mientras él estaba en clase de equitación. Un fallo en los frenos del coche les impulsó al precipicio, camino de su casa en la montaña. Tenía doce años y a nadie más en el mundo.

Cuando, seis años después, la policía llegó para anunciarle que sus padres adoptivos habían muerto en el naufragio de su yate en el Mediterráneo, él estaba en el examen de selectividad de septiembre. Se había despedido de ellos dos días antes, dejándoles en la isla y prometiéndoles que volvería con un aprobado.

­«No puedo olvidar que he de deshacerme de todos los manuales de mecánica en cuanto llegue a casa» pensó 
–sin un pellizco de compunción–, bajo el calor metálico de la meseta, mientras calculaba –grosso modo- el monto total de esta segunda herencia, que le permitiría vivir sin trabajar el resto de su vida.


Imagen obtenida de Google 

16 comentarios:

Anna Jorba Ricart dijo...

Por lo visto nunca tuvo bastante...
"por nuestra codicia lo mucho es poco;por nuestra necesidad lo poco es mucho"
Mis saludos.

montse dijo...

Empezar a planear el futuro de esa manera con doce años da que pensar. Aunque cuando se pasa mucho tiempo solo es comprensible en cierto modo que se le enfríen los sentimientos. La sensación que deja el texto al acabar la lectura es esa. Frío. (Bonito cementerio).

Una que yo me sé dijo...

Yo creo que es un niño de la crisis. Entre que sus profesores están de huelga y el pensar que por más que estudie, en España tiene un futuro crudo: pues eso, que opta por ser un asesino captador de herencias. Eso o ir a Gran Hermano.

PD: No me hagas mucho caso, pero como vengo castaña y tengo los problemas que tengo, esa es mi visión XD

Elysa dijo...

Está claro, no confia en progresar en el fúturo gracias al trabajo. Y este plan tampoco necesita mucha dedicación, sobre todo si la recompensa es vivir sin trabajar en su vida. Muy inteligente y muy asesino.

Besitos

Raquel dijo...

María y Eli, he leido vuestros comentarios y, la verdad, creo que estamos pesimistas en exceso... No me puedo creer que el negro futuro, la crisis o la soledad lleve a nadie a convertirse en un asesino... En mi humilde opinión, salvo los niños de la guerra o los que nacen en el seno de familias desestructuradas, asociales y criminales o algo por el estilo, que sí pueden construir un asesino, uno como el del relato nace no se hace. Eso creo... o eso quiero creer...
Besos!!!

Ximens dijo...

Jodio muchacho. Lo que se maquina para no trabajar. ¿encadenará contratos temporales como hasta ahora?

L.P dijo...

La búsqueda del sueño de muchos, vivir sin trabajar, pero ¿cuándo se produce esa pérdida de la inocencia? y qué daño pueden hacer los telediarios con sus malas noticias para crear tanta incertidumbre en un chaval y su futuro.
Un relato impresionante, Pedro.

B7s
L;)

MJ dijo...

Escalofriante relato, Pedro. Pensar que un niño es capaz de semejante atrocidad pone los pelos de punta.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola, llegué hasta aquí a través de un blog amigo, me pareció muy bueno tu espacio, voy a quedarme por aquí como seguidor, si me permites.
Si tienes ganas (no lo tomes como un compromiso), te invito a pasar por el mío.
Un saludo desde Argentina.
Humberto Did----Este comentario lo he visto copiado y pegado tal cual y textual en muchos blog por parte de este buen amigo, y sin dejar comentarios sobre textos u obras, sin hacer análisis y realmente ante esta situación solo estoy preguntando si eso es ético o normal, ya que veo que se crea un vacío, no digno de aceptar en aquel que ame su sitio, creo que hay un uso de la persona, comencé a ver esta falta de lealtad aquí ya que me llamó la atención que este señor, sigue cientos de blog, si bien no hay por qué tenerla (ética) cada uno verá cuanto exige al lugar que pone tiempo y cariño para su creación, así todos seguiríamos miles de blog, y los miles que el sigue los tiene ocultos, para ocultar su estrategia poco ética, todos comentaríamos en mil blog, sin leer el post y pegando, calcando el comentario que os han dejado, es una pena, ya que los post de este amigo, son relatos interesantes. Si protestamos por todo, es asunto este que deberemos analizar, todos aquellos que hemos caído en lo que creo en una acción desleal, que la permite este medio, esto en resume significa que le interesa dos cominos al blog que arriba, ya que busca seguidores, y no vuelve a dejar un comentario, o se hace seguidor sin dejar comentario, total sigue miles y los oculta para su propósito, donde se evidencia su deslealtad. Mi nombre será a partir de ahora ENFOQUE. Saludos PD. Solo haga clic en un blog que lo sigue a él, y busque su comentario, todos son iguales al citado. Así que cuando dice: me pareció muy bueno tu espacio” mi amigo, ni leyó su post o entrada, texto etc Muchos usarán esta modalidad, pero es bueno ir sabiendo donde hay algunos baches. A que no vino nunca más a ver cómo van tus entradas? Llevo registrados más de 100 blog con el mismo comentario, pensará que somos estatuas de una misma horma. El hombre quiere fama, ayudémoslo.

Pablo Gonz dijo...

Vaya, qué chiquillo más salao. Supongo que lo próximo que hará será casarse con una viuda millonaria.
Abrazos con tiritona,
PABLO GONZ

Humberto Dib dijo...

Estimado Pedro:
Es tu relato una nueva versión del Anticristo, me hizo acordar a Damien, o algo así... Con niños así, bien andamos los padres.

No puedo dejar de comentar lo que acabo de leer.
Mi opinión es simple: En mi país, los valientes dicen las cosas en la cara, y si no es posible, las dicen con nombre y apellido, como lo hago yo. Por cierto, mi apellido es "Dib", no "did", un crítico tan sagaz debería notar eso.
Si dejo mensajes parecidos al visitar nuevos blogs, pues es cierto, pero querría saber si, luego de entablar un vínculo real, hay personas que puedan decir que no las visito.
Todo el rollo de la ética y lo demás, puro bla bla bla. Parece que frente a la imposibilidad de criticarme como escritor (cosa que aceptaría de buen grado, pues no todos somos santos de devoción masivos), me critican con noñerías.
Cada uno sabrá si soy lo que ese sujeto dice que soy. Queda a criterio de cada persona.
Lamento responder en tu espacio, pero si has dejado el mensaje del anónimo (me agrada tu libertad de expresión), no pude menos que responder.
Un abrazo.
Humberto Dib, con "b".
HD

manuespada dijo...

Un individuo codicioso y con su toque de psicópata, materialismo puro. Un personaje muy bien construido.

Yun Rodríguez dijo...

Saludos Pedro, ya me había paseado por acá un par de veces, son relatos interesantes los que nos compartes.

En este caso, un personaje frío y perseverante. La frase "vivir sin trabajar" me suena difícil, aunque la idea llega claramente.

Pili dijo...

Otro futuro adolescente de la generación "NINI", ni estudian, ni trabajan, ni nada de nada.

Bágoas dijo...

Seguro que a éste le dejaron algo más que la tierra de las macetas.
Beso

Miguel dijo...

Pero yo entiendo al protagonista, Pedro. ¿Habrá algo mejor que viajar y sin tener problemas económicos?

Me ha sacado una sonrisa el relato,Pedro.

Miguel