lunes, 12 de agosto de 2013

Mi Montevideo en LA NAVE DE LOS LOCOS






Rompo mi silencio de estío para contaros que hace unos días acepté la invitación del Profesor Fernando Valls y le remití una confesión muy personal sobre mi Montevideo –y no una crónica de viaje o una descripción de la ciudad que me gustaría visitar, que es lo que él, en realidad, nos solicita–. Acompañé mis sentimientos con una fotos espléndidas de Mauro Martella, un hombre cuya forma de ver mi ciudad a través de sus objetivos me sedujo hace tiempo. Mauro es, además, un buen amigo con el que la vida aún nos debe la ocasión de ponernos voz y sonrisas para poder brindar juntos.


Para mi regocijo, el Profesor Valls ha publicado hoy, en su NAVE DE LOS LOCOS, mis letras y las fotos de Mauro.

Os invito a acercaros hasta la Nave y –una vez allí– recorrer sus innumerables cubiertas, todas colmadas de buena literatura. El billete para este viaje se obtiene pinchando AQUÍ.

No puedo despedirme sin agradecerle a Fernando su generosidad para conmigo y a Mauro la osadía de haber aceptado acompañarme.




[Fotos de Montevideo de Mauro Martella]

-oOo-







28 comentarios:

Miguelángel Pegarz dijo...

Un placer que rompas el silencio. Allá leí con interés.

Yolanda dijo...

Allí te deje mi comentario.
Un abrazo.

Yolanda dijo...

Allí te deje mi comentario.
Un abrazo.

María Eva Ruiz dijo...

Qué maravilla "Tu Montevideo" lleno de recuerdos y de sensaciones que se magnifican desde la distancia de los años y toman el regusto de las cosas buenas.
Magníficas las fotografías también de Mauro Martella.

Un abrazo,
Eva.

Laura dijo...

Por allí pasaré Pedro, y espero disfrutar con tu texto y con esas fotografías de las que tan bien nos hablas.

Un besote rompiendo el silencio estival, de los sonoros. Smuak.

Rosa dijo...

Voy a leer y seguro que a disfrutar del paseo. Enhorabuena Pedro!!!

Besos desde el aire

L.P. dijo...

Pedro voy allí para pasear por Montevideo de tu mano.

abrazos

Piel de Retales dijo...

No sé si la imagen es la de las mil palabras o si las palabras bien valen una imagen. Bonito el recorrido a tu lado.
Besos.

Inmaculada Reina dijo...

Un texto precioso, Pedro.
Escrito con los cinco sentidos y la nostalgia.

Ximens dijo...

Felicidades, Pedro, por volver a navegar en la mejor nave literaria que surca la red.

desafectos dijo...

Es una de esas ciudades que está ahí en mi lista personal esperando desde hace mucho tiempo a ser visitada, y has hecho que suba unos peldaños en el orden de la lista...

NA: Las fotos magníficas.

Un saludo.

Manuel Rebollar Barro dijo...

Venga, vámonos de viaje, que no se me ocurre mejor cicerone.

Abrazotes

Lola Sanabria dijo...

Bellísimo viaje literario.

Triple de besos.

Nieves Martinez Menaya dijo...

Cuando uno ama de verdad, no se equivoca. Tu texto está guiado por la fuerza de una pasión que el lector enseguida presiente que comparte. Una delicia el recorrerlo hasta llegar a ese final que cierra dejándonos una hermosa impresión. Esa particular experiencia de texturas y aromas nos habla más que cualquier otra ponderación menos creíble. Un placer

Gloria dijo...

A veces hay cosas por las que merece la penar romper el silencio y esta es una de ellas. Gracias por el billete gratuito hacia un lugar desconocido.
Besos de helado de gofio.

Janial dijo...

Se te echaba de menos, pibe. Nos seás boludo y vení más por acá.

Alfonso Carabias dijo...

Vengo de allí Pedro con muchas ganas de visitar algún día ese Montevideo que tan bien luce en tus letras.

Me alegra volver a leerte.

Saludos.

Raquel dijo...

No importa que sea un micro, un relato, una crónica, espero que algún día una novela, tienes algo especial a la hora de escribir que provoca sentimientos. Creo que es por eso que nos gusta tanto.

Besos,

Omar enletrasarte dijo...

Arriba Pedro, estamos recorriendo el camino que nos indicas,
un abrazo

Horacio Beascochea dijo...

Pasé por allá y comenté.

Abrazo grande

Cristina dijo...

Pasaré por el enlace que dejas.

Te comento que vi tu sitio en otro blog y leí Mi Montevideo en la nave de los locos y pinché la entrada porque soy de Montevideo.

Me gustó llegar hasta tu sitio,si no te incomoda me quedo para seguir tus publicaciones.
Abrazos miles.

Gala dijo...

Un placer volver a leerte.
Que puedo decir... fantásticas imágenes, deliciosas tus letras.
Puro sentimiento.

Besos mediterráneos.

Carlos de la Parra dijo...

Conmueve por la proyección de afecto que nos atrapa en una ciudad.
Me pasó en el D.F de México, ciudad donde puede ocurrir cualquier cosa,en Sevilla de mi juventud militar que fué una fiesta sin fin, en San Francisco, California donde nací y siempre vibra preciosa y vital.
Y en los recuerdos tantas provincias y puertos del mundo por donde mi efímero paso ha guardado un buen recuerdo.
Es un gran post como acostumbras, Pedro. Un abrazo.

MAGAH dijo...

Muy bien, me voy a ver de que se trata!

Hasta luego.

Juan M Sánchez dijo...

Nunca estuve en Montevideo, pero casi me embarco desde Buenos Aires. Cuando cuento el porqué de aquel viaje fallido, la gente me mira sin comprender.
Muy buena crónica íntima de la ciudad a la que no fui...
Un saludo
Juan M

CDG dijo...

Uno de mis mejores amigos es medio uruguayo. Una excusa como cualquier otra para leer lo que ofreces.
Un abrazo.

Patricia Nasello dijo...

En La Nave te dejé mi agradecimiento por "llevarme de viaje". Por suerte, gracias es una palabra que nunca se gasta de modo que aquí la reescribo:
gracias, Pedro.

Un fuerte abrazo

Patricia O. (Patokata) dijo...

Hola, Pedro!!
Un precioso texto visual y emotivo que trasmite ese sentimiento de pertenencia que no se pierde aunque uno se encuentre en el fin del mundo.
Te dejé otro comentario en la La Nave...
Gracias por visitar mi blog, eres bienvenido :-)

Abrazo desde Montevideo!!